“Más impuestos para todos” parece ser el nuevo lema del buen vivir del FMLN. Al día de ahora van 22 nuevos impuestos al contribuyente; que para mejorar la seguridad, para financiar los programas que  “ayudaran” a los jóvenes NiNi y así tratan de justificar para que servirán cada uno de los impuestos.

Yo, personalmente no tengo ningún problema con el aumento a los impuestos per se, tomando en cuenta que El Salvador es de las naciones que menos impuestos tiene en el mundo. Mi problema es con el hecho que aunque el gobierno ha implementado 22 impuestos, los problemas en nuestro país cada día van peor, el dinero no alcanza y los corruptos aumentan.

Creo que muchos salvadoreños estaríamos de acuerdo con la implementación de impuestos a cambio de educación pública de calidad, del más alto nivel que prepare a los estudiantes para competir en un mundo globalizado; que los profesores, policías, médicos y enfermeras recibieran un salario digno por tan importante labor que realizan; que los hospitales estuvieran en excelentes condiciones, que los pacientes recibiéramos un trato profesional y nuestras enfermedades se trataran bien y a tiempo; que tengamos excelentes carreteras, señalizadas, sin baches e iluminadas; que tuviéramos un país seguro en el cual pudiéramos caminar tranquilamente por la calle; y así pudiera seguir describiendo todo lo que se puede lograr con un uso efectivo de nuestros impuestos.

Sin embargo, tenemos todo lo contrario. Tenemos una pésima educación pública; un mal servicio del sistema nacional de salud; carreteras sin iluminación y que no resuelven el problema del tráfico; funcionarios de todo nivel que despilfarran el dinero en lujos y otros que se lo roban y no pagan por su corrupción. ¿Cómo quieren que estemos satisfechos con su trabajo y con los nuevos impuestos cuando solo vemos nuestro dinero mal gastado? ¿Con qué cara el ministro de economía nos pide que nos sacrifiquemos?

Mi propuesta primordial al presidente es gastar menos y gastar mejor. ¿Cuánto dinero se gasta mensualmente en viajes, viáticos, camionetas blindadas, guardaespaldas, vales de gasolina, banquetes, campañas publicitarias que venden mentiras, salarios excesivos y asesores que no asesoran en nada?

Recorte a su gabinete de inmediato. Existen ministerios e instituciones que pueden fusionarse de manera que el número de funcionarios de alto nivel pueda reducirse. Centavos presidente, pero ahorro es ahorro.

Además, el gobierno pudiera poner a funcionar de manera efectiva el Reglamento General de Transito. ¿Cuánto dinero se recolectara poniendo esquelas y cobrándolas a los conductores que no respetan las señales de tránsito, que manejan y se parquean como quieren y por dónde quieren? ¿Por qué no hacemos que paguen más los que infringen la ley?

Señor presidente, demuestre un buen uso de los recursos del estado para poder tener cara y seguir pidiendo más dinero al contribuyente salvadoreño.

Si mis palabras las considera desestabilizadoras, le recuerdo las de un militante de su partido, “el dinero alcanza cuando nadie roba.”

¡Ya basta de impuestos NiNi! NI se invierten adecuadamente, NI mejoran la condición de vida en nuestro país.